jueves, 2 de enero de 2014

CARICATURAS COLOMBIA


La magia de dibujar, expresar lo que el corazón siente, anhela, sueña…





El arte de crear vidas, historias a través de un lápiz y un papel.



HISTORIETA


EROS EN EL AVERNO




Érase una vez en un tiempo no muy lejano, donde la tierra era habitada por dioses y seres fantásticos; en el monte olimpo vivía una joven llamada Perséfone hija de Zeus y de Deméter..,





En cuanto en el Olimpo todo era amor y paz, en el averno había llanto y sufrimiento, almas suplicando poder salir del horno del infierno.




Cada vez que el dios Hades iba al monte Olimpo, no perdía oportunidad para atrapar la mirada de su amada Perséfone.


Cuando la diosa se encontraba recogiendo flores en el campo con dos Ninfas, de repente la tierra se abrió y de su profundidad emergió el dios Hades quien venía por su adorada Perséfone. 


Entrada al Averno.


Al llegar al Averno, Perséfone encontró en la cama de Hades a la Ninfa Minte y con furia la quemó y mientras la Ninfa ardía en llamas se esparcía un olor a menta. La Ninfa quedó convertida en una mata de menta.


Eros había logrado llegar al Averno; Perséfone sentía algo de amor por Hades.  Para poder salir del Averno se debía mantener el ayuno, cosa que ella no hizo; la cual comió una granada del bosque seducida por Hades y por voluntad propia, condenándose a vivir en el Averno por siempre.  Ahora Perséfone era la reina del Averno y esposa de Hades.



Al enterarse Deméter de la desaparición de su hija fue donde el dios de los dioses Zeus a pedirle que rescatara a Perséfone.  Pero ella no sabía que había sido planeado por los dos hermanos.






Esa fue la única vez que Perséfone demostró piedad y así comenzó  el mandato de la reina del infierno, quién en el fondo era malvada.



Zeus llego a un acuerdo con Hades, quién permitió que Perséfone volviera a la tierra por solo cuatro meses en el año, el resto del año viviría en el Averno.

La tierra volvió a dar fruto; cuatro meses de primavera  al año por causa de la felicidad de la diosa Deméter y el regresó de Perséfone.